La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, durante la rueda de prensa

Barcelona, 11 febrero (CERES TV | EFE)

La presidenta del PP catalán, Alícia Sánchez-Camacho, ha anunciado que denunciará ante la Justicia las supuestas “escuchas ilegales” que ha desvelado ‘El Mundo’ al informar de que una agencia de detectives habría grabado por encargo del PSC una comida entre ella y la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola. “Si ha existido espionaje político sería muy preocupante. (…) Los periódicos hablan de un partido político, yo espero que no sea así. Llevaremos ante la justicia a la empresa que realizó las escuchas y a quien la haya encargado”, ha dicho Sánchez-Camacho. La líder del PPC ha subrayado, ante las preguntas de los periodistas, que era a la exnovia de uno de los hijos del expresidente catalán Jordi Pujol a quien correspondía denunciar los supuestos delitos que le relató en esa comida, que tuvo lugar en julio de 2010 en un restaurante de Barcelona, cuando Sánchez-Camacho aún no era diputada en Parlamento de Cataluña, según ha recordado. “Muchas personas se ponen en contacto con los dirigentes políticos. Yo no comento sobre las conversaciones privadas y discretas de mi trabajo; si alguien me informa de que conoce un delito, es esta persona quien lo tiene que denunciar. No se pueden hacer denuncias por terceros”, ha dicho. Sánchez-Camacho ha explicado hoy que hace unos dos meses un medio de comunicación le informó de que su comida con la exnovia de Jordi Pujol hijo, María Victoria Álvarez, había sido grabada por una agencia de detectives. Tras conocer esta información, la líder del PPC puso en conocimiento de la policía las presuntas “escuchas ilegales”, que hoy desvelan ‘El Mundo’ y ‘El Periódico’. Ninguno de los dos diarios publica hoy el contenido de la conversación, pero Sánchez-Camacho ha advertido de que, si lo hacen, denunciará a estos medios por “ataque a la intimidad de las personas”. Según las citadas informaciones, la agencia de detectives Método 3 grabó la conversación que las dos mujeres mantuvieron el 7 de julio de 2010 en un restaurante del Eixample barcelonés, colocando un micrófono oculto bajo la mesa en la que almorzaron. Ese día, Álvarez le relató a la líder del PP catalán los viajes que hizo con su exnovio a Andorra transportando grandes cantidades de dinero en billetes de 500 euros, extremo que ella misma denunció recientemente ante la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía (UDEF) y en lo que se ratificó ante el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz, el pasado 17 de enero.

Tags: , , , , ,