El Príncipe suspende su viaje a Brasil por una avería que impide el despegue
Torrejón de Ardoz (Madrid), 25 noviembre (CERES TV | EFE)

El Príncipe de Asturias ha suspendido hoy un viaje oficial de dos días a Sao Paulo por una avería en uno de los “flaps” o alerones del avión, que ha aconsejado renunciar al despegue después de unas siete horas de trabajo de los técnicos para intentar reparar totalmente el fallo. “Nunca me había pasado; y ya tengo unos añitos”, ha comentado don Felipe, sonriente aunque sin ocultar su pesar, al despedirse, en la base aérea de Torrejón, de los periodistas que le iban a acompañar en este viaje a Sao Paulo, centrado especialmente en el impulso de las oportunidades de negocio españolas en el mercado brasileño. La aeronave, uno de los dos Airbus A-310 que la Fuerza Aérea española utiliza para el transporte de autoridades, estaba preparada para partir de Torrejón en torno a la una de la madrugada, pero, en las comprobaciones rutinarias previas al despegue, los pilotos detectaron que uno de los alerones no respondía como debía. El origen de la avería estaba en un sensor que, al causar un cortocircuito, impedía el normal funcionamiento de un “flap” del ala izquierda, por lo que los técnicos intentaron resolver el problema con la sustitución de esa pieza por una idéntica extraída del otro A-310, que no se encontraba en la base, sino en las instalaciones de Airbus en Getafe para someterse a revisión. Bajo un frío intenso, el equipo técnico instaló la pieza en el ala izquierda de la aeronave, pero, cuando el retraso en el despegue alcanzaba ya las siete horas, quedaba claro que la “calibración absolutamente exacta” necesaria para esta reparación requería un tiempo adicional de ajuste del que no se disponía si se quería llevar a cabo el viaje previsto a Brasil. Según han explicado fuentes de la Casa del Rey, por este motivo el piloto decidió finalmente, en torno a las ocho de la mañana, suspender el vuelo, mientras algunos miembros de la delegación evaluaban aún las posibilidades de adaptar la agenda del Príncipe en Sao Paulo a un retraso de varias horas en la llegada. La Fuerza Aérea dispone de una unidad especializada en desplazamientos de autoridades -fundamentalmente, miembros del Gobierno y de la Familia Real-, el llamado “45 Grupo”, que opera desde la base de Torrejón y cuenta actualmente con estos dos A-300 y cinco aviones Falcon 900, más pequeños y con menos autonomía de vuelo. Los dos Airbus A-300, un modelo cuya antigüedad ronda los 30 años, entraron en servicio en España en 2003 para sustituir a sendos Boeing 707 y disponen de una autonomía de vuelo de 9.600 kilómetros y 12 horas de vuelo. El viaje del Príncipe entre Madrid y la capital financiera brasileña tenía una duración prevista de casi once horas y el primer acto de la agenda de don Felipe en Brasil era una reunión con el gobernador del Estado de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, que proyectaba recibir a don Felipe a las 14.30 hora local (17.30 hora peninsular española). La suspensión del viaje ha cancelado este encuentro, así como las entrevistas programadas con los expresidentes Luiz Inacio Lula da Silva y Fernando Henrique Cardoso, pero siguen el pie otros actos de cooperación bilateral organizados con ocasión de esta visita, fundamentalmente el Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial organizado por el Instituto de Comercio Exterior (ICEX). El vicepresidente de la patronal CEOE, Jesús Terciado, y el de la Federación de Industrias del Sao Paulo, Joao Guilherme Ometto, intervendrán mañana en este foro, que iba a ser la actividad central del viaje y en el que 160 empresas brasileñas y 48 españolas tendrán ocasión de identificar o desarrollar oportunidades de colaboración en diversos sectores estratégicos. Además del Príncipe, tampoco podrán participar en los actos de cooperación bilateral previstos para estos dos días los secretarios de Estado de Cooperación Internacional, Jesús Gracia, y de Comercio, Jaime García-Legaz, que iban a viajar junto a don Felipe en el avión averiado. Durante la madrugada, mientras los técnicos intentaban reparar la aeronave, el Príncipe y la tripulación han permanecido en el interior del avión -don Felipe ha conseguido dormir “una hora y media”, según ha precisado-, mientras los integrantes de la delegación oficial y los periodistas aguardaban el resultado de los trabajos en las salas de espera de las instalaciones de la base.

Tags: , , , , , , , , , , ,